Estamos en Hi5 Estamos en MySpace Estamos en Twitter Estamos en FaceBook Himno del Colegio Salesiano

Miguel Magone

Don Bosco definió la vida de Magone como “una vida singular y romántica”.

En el año de la partida de Domingo Savio al cielo ( 9 de marzo de 1857), que dejara un profundo dolor en el corazón de Don Bosco y de todos sus condiscípulos, como para consolar al Santo educador por la pérdida de aquel querido hijo, le hizo encontrar a otro muchachito, en el otoño de 1857, que trillaría las mismas sendas de excepcionales virtudes que Domingo ya había recorrido. Pero, esta vez no fue un muchacho providente de  la Gracia como Domingo, sino un “auténtico pilluelo de la calle”(sabandija-atorrante-mal educado) que la santa pedagogía de Don Bosco condujo por el camino del bien y de la perfección . Este muchacho se llamaba MIGUEL MAGONE, o “el pandillero de Dios”. Don Bosco definió la vida de Magone como “una vida singular y romántica”. La biografía escrita por Don Bosco agradó sobremanera a los compañeros que lo habían conocido y amado. Y agradará  también a los muchachos de hoy,  dado que la historia de Miguel podría ser la historia de cualquier chico de  la calle.

 

El tren venía con atraso. Don Bosco lo aguardaba pacientemente en aquella mañana fria y húmeda. La alegre algarabía de unos muchachos que jugaban lo atraía poderosamente. Su corazón de apóstol palpitó de emoción: allí había trabajo para él. 

juzgar por las órdenes que sobresalían por sobre la gritería de los muchachos, en medio de ellos debía existir “un general” que dirigía el juego. Don Bosco quiso conocerlo porque ya lo supuso un tipo de agallas (lider). Y  se acercó. Cuando los rapaces lo divisaron entre las neblinas huyeron en un santiamén. Huyeron todos, menos “el general”. Don Bosco se  avecinó aún más, pero el muchacho lo enfrentó con  tono desafiante: - Y ¿Ud quién es? Don Bosco sonrió y dijo: - Aguardo el tren, pero entretanto me hubiera agradado jugar con ustedes. – Ud un cura ¿quiere jugar con nosotros? – Si, ¿no puedo acaso? ¿Quién eres tú? – Soy Miguel Magone, el “general” de los muchachos de este pueblo. Don Bosco contempló a ese muchacho de cabellos revueltos y descubrió a través de esos ojos llenos de valentía un alma  generosa y hermosa. En una breve conversación vino a conocer la desesperada  situación en que vivía: - Trece años....Sin padres....Medio vagabundo... - ¿Te gustaría hacerte bueno y estudiar...? – Y...si....pero....¿cómo?

 

 

 

Miguel Magone no tiene padre, es un pobre muchacho abandonado, malgasta el tiempo con otros traviesos de la calle, es de buen corazón, aunque bastante rebelde.


 

El silbido de la locomotora anunciaba la despedida., mas, Don Bosco no quería perder esa alma tan bella. Le dijo entonces: - Toma esta medalla y dile a tu párroco que me envíe noticias de ti a Valdocco. Ya me voy... Chau, Miguelito!... El tren silbó. Desde el estribo, Don Bosco saludaba a Magone y a sus amigos. Una medalla! Extraña moneda para quien acostumbra a jugar por dinero en el  andén de alguna estación. “¿Por qué me la ha regalado”?¿ Por qué pretender conocer noticias mias? Simpático este cura ¿no? Ciertamente no es como los otros...

 

El padre Ariccio, que regia la iglesia del lugar, se sorprendió al recibir la visita de este muchachito tan travieso. Mas, cuando vio la medalla de María Auxiliadora en sus manos, comprendió que Don Bosco andaba por medio. - ¿Te gustaría ir a Turín? - ¡Imagínese...! – Entonces, le escribiré, pero tú trata de asentar el juicio en estos días ¿no? Rosa de Magone vio a su hijo  rebosante de alegría.  Y le dijo: - ¿Qué estás planeando para hoy? – Nada, mamá, nada...! le contestó. Pero, debo darte una noticia formidable! A que no adivinas de que se trata! Me topé con un cura...! ¡Pero, un cura de flor y truco! Un cura que tiene a más de mil niños que juegan en su patio  tan grande como una plaza ¡ Vive en Turín, y hacia allá me voy....!

 

El padre Ariccio le escribió a Don Bosco: “Miguel Magone no tiene padre, es un pobre muchacho abandonado, malgasta el tiempo con otros traviesos de la calle, es de buen corazón, aunque bastante rebelde. Lo echan de la escuela a cada rato...” Don Bosco se interesó  solamente por estas palabras “es un pobre muchacho abandonado”. Espléndida mañana! Miguel, por primera vez, toma el tren que lo llevará hasta Turín. Fueron a despedirlo su madre, con el corazón apretado por la emoción y los compañeros de  fechorías. Miguel dudó un momento, pero luego el gozo brotó de nuevo en su inquieto corazón. – Me voy a Turín ....! Me voy a la gran ciudad...! Al llegar a Turín se enfrentó con Don Bosco y éste le dijo:- Yo soy Magone a quien Ud ya conoce...- Seremos amigos, ¿verdad? – le preguntó el santo. – Si,señor, pero si Ud me lo permite yo quisiera ponerme a jugar. – Juega, juega. Cuando hayas terminado, ven que te quiero hablar....terminó diciendo don Bosco. A los 5 minutos Magone ya era el rey del patio. En un instante había comprendido las reglas del juego. Corrió, saltó y hasta cayó de bruces al suelo. Sus gritos resonaron por sobre el tumulto del patio y dio muestras de  fuerza y agilidad poco comunes. Los compañeros se preguntaban estupefactos: - ¿De dónde salió este terremoto? …

 

Pero Miguel a agravó fulminantemente la noche del 19 de enero. Se requirió la presencia urgente de su madre. El medico la prohibió que lo visitara.La respiración era afanosa. La tos, muy seca. El médico dejó caer impotente los brazos, exclamando: - ¡Vamos mal, vamos mal...!

 

El día 21, Magone se hallaba en las últimas. Sus compañeros aterrados oraban y lloraban. Recibió el santo Viático. Este fue el último encuentro terrenal entre Jesús y Miguel, entre el  buen pastor y la oveja que en otro tiempo se había descarriado, pero que había  vuelto al redil del Señor.

La medianoche era inminente. Magone, saliendo de un breve sopor, con el rostro sereno e iluminado por una radiosa sonrisa le dijo a Don Bosco: - ¡Dígale a mis compañeros que los espero a todos en el Paraíso! ¡Jesús, José y María! Cerró sus labios sobre el crucifijo y se durmió en la paz del Señor. Tenia 13 años, 4 meses y 2 días.

 

 

Recent Posts

Don Bosco

Pasó sus primeros años trabajando como pastor de ovejas, y recibió su primera educación del sacerdote de su parroquia. Con los años su apetito por el estudio fue creciendo, pero su pobreza lo obligaba seguido a abandonar la escuela . En 1835 entraba en el seminario , y seis años después era ordenado sacerdote. Leer más

Domingo Savio

Nació Domingo Savio en Riva de Chieri (Italia) el 2 de abril de 1842.Era el mayor entre cinco hijos de Ángel Savio, un mecánico muy pobre, y de Brígida, una sencilla mujer que ayudaba a la economía familiar haciendo costuras para sus vecinas. Leer más

Ceferino Namucará

Nació el 26 de agosto de 1886 en Chimpay (Pcia. de Río Negro), hijo de Manuel Namuncurá (cacique de la tribu Namuncurá) y de Rosario Burgos (una cautiva nacida en Chile). A los 11 años fue a Buenos Aires 'a estudiar para hacer bien a mi raza' (como solía decir), como alumno del Colegio Salesiano. Leer más

Laura Vicuña

Nació un 5 de abril de 1891, en el seno de una familia en que se contrastaban muchos elementos. Partamos haciendo notar que su padre, Don José Domingo Vicuña, pertenecía a una familia de la aristocracia criolla chilena, de gran influencia política. Leer más


COPYRIGHT © COLEGIO SALESIANO DON BOSCO -
AREQUIPA CALLE SAN PEDRO 218 - CERCADO / TELF.: (054) – 223280
Diseñado desarrollado por WebPaper Studio / WebPage © 2007 - 2010

Subir