Sistema Preventivo

Las escuelas integrantes de la Red Salesiana de Escuelas priorizan la formación integral de los jóvenes en diálogo con la cultura digital contemporánea y el llamado eclesial a ser una Iglesia en salida. La acción educativa de la escuela salesiana es evangelizadora en su motivación y finalidad. Ella expresa una modalidad de ejecución de la Pastoral Juvenil Salesiana. Siendo pastoral es prolongación de la acción misionera e inculturizante de la Iglesia viva.

Nos mueve el anhelo de Don Bosco que con acierto y sincero cariño decía: “(Muchachos) Uno es mi mayor deseo, verlos felices en el tiempo y en la eternidad”, por ello, educamos en la integralidad de los saberes y de las dimensiones de la persona humana.

Cuidamos el desarrollo físico, emocional, intelectual, relacional, ético-ciudadano y religioso del joven mediante una propuesta formativa organizada. El Proyecto Educativo Pastoral Salesiano (PEPS) es la fuente macro de las intencionalidades teológicas, antropológicas y psicopedagógicas que se incorporan en las opciones curriculares, metodológica y evaluativas del Proyecto Educativo Institucional Salesiano de cada una de las escuelas.

Hemos heredado una espiritualidad pedagógica conocida como Sistema Preventivo Salesiano, que en palabras del Papa Juan Pablo II se define como “el arte de educar en positivo proponiendo el bien en vivencias adecuadas y envolventes, capaces de atraer por su nobleza y hermosura el arte de hacer que los jóvenes crezcan desde dentro, apoyándose en su libertad interior, venciendo condicionamientos y formalismos exteriores; el “arte de ganar el corazón de los jóvenes” de modo que caminen con alegría y satisfacción hacia el bien, corrigiendo desviaciones y preparando el mañana por medio de una sólida formación de su carácter”[1].

Según el pensamiento de Don Bosco, el Sistema Preventivo “no apela a imposiciones” sino a los recursos de la inteligencia, del corazón y del anhelo del Dios, que todo hombre lleva en lo más profundo de su ser. Asocia en una misma experiencia de vida, a educadores y a jóvenes, dentro de un clima de familia, de confianza y de diálogo.  El Sistema Preventivo Salesiano se sostiene en tres pilares:

RAZÓN: La razón como principio metodológico busca cultivar una actitud reflexiva en el muchacho, actualizando las capacidades relacionadas al desarrollo del pensamiento en sus diversas modalidades, y dándole un porqué a sus acciones.

RELIGIÓN: Buscamos desarrollar la dimensión religiosa inherente a la persona humana desde una visión de fe. Nuestra acción educativa tiene como finalidad el encuentro personal del joven con Dios, revelado en Jesucristo, cercano y amigo del hombre. Con Él como Maestro de vida y Dios amigo, iniciamos a los jóvenes y a sus familias en una experiencia de comunidad que los incorpore progresivamente a la vida de la Iglesia local y parroquial.

AMOR: Cristo, Buen Pastor, inspira y orienta nuestra propuesta educativa que se fundamenta en la caridad pastoral, y cuya expresión metodológica es el amor educativo, por el cual, el educador orienta amablemente a cada joven, a la consecución del propio bien. La presencia activa, creativa y amigable del educador entre los muchachos es la manera como el educador implementa la metodología del amor educativo. Don Bosco lo llamó asistencia. La Asistencia es una modalidad de presencia entre los muchachos; amigable, alegre, propositiva en la creación de iniciativas y recursos que permiten al joven un aprendizaje y una diversión sanos y constructivos.

Un renovado compromiso de formación y de participación en la Pastoral Familiar nos interpela a todos. Papa Francisco en aquella Jornada memorable en Valdocco-Turín del 24 de junio de 2015, durante la celebración del Bicentenario del Nacimiento de nuestro padre y fundador San Juan Bosco, nos decía: “En particular recuerdo la inderogable necesidad de implicar a las familias de los jóvenes. No puede haber, de hecho, una eficaz pastoral juvenil sin una válida pastoral familiar”. La XV Asamblea General Ordinaria de los Obispos a celebrarse en octubre del presente año, debatirá sobre: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», un tema que nos implicará personalmente.

[1] Sumo Pontífice Juan Pablo II. Carta Apostólica JUVENUM PATRIS. Centenario de la Muerte de San Juan Bosco.

Razón

Religión

Amor