30 Oct

Mensaje del Papa Francisco para la Comunicación Social actual

El mensaje que dejó el Papa Francisco a la 53° Jornada Mundial de la Comunicación Social, realizada el 02 de Junio, es una llamada a la reflexión frente al uso masivo del Internet en la sociedad actual.

“Internet representa una posibilidad extraordinaria de acceso al saber; pero también es cierto que se ha manifestado como uno de los lugares más expuestos a la desinformación y a la distorsión consciente y planificada de los hechos y de las relaciones interpersonales”, escribe el Papa Francisco.

El Santo Padre pide que el uso de las redes sociales sea un espacio para compartir en comunidad. Un lugar donde los jóvenes puedan relacionarse de manera segura y recíproca, donde la comunicación sea parte de un encuentro fraterno con Dios.

“Dios no es soledad, sino comunión; es amor, y, por ello, comunicación, porque el amor siempre comunica, es más, se comunica a sí mismo para encontrar al otro”.

La comunidad cristiana debe ver la tecnología como un medio para difundir el mensaje de Dios, y así fortalecer la fe de una juventud que cada día se aleja más del amor del Padre.

“Los cristianos estamos llamados con mayor razón, a manifestar esa comunión que define nuestra identidad de creyentes. Efectivamente, la fe misma es una relación, un encuentro; y mediante el impulso del amor de Dios podemos comunicar, acoger, comprender y corresponder al don del otro”.

Por ello, el Santo Padre propone una red que libere y no que atrape, en una red que llame al diálogo, al encuentro y al respeto entre todos. No hay que volverse, como dice el Papa Francisco, en “ermitaños sociales”, sino entender que la tecnología se convierte en un recurso cuando se usa para buscar el bien común.

Si una familia usa la red para estar más conectada y luego se encuentra en la mesa y se mira a los ojos, entonces es un recurso. Si una comunidad eclesial coordina sus actividades a través de la red, para luego celebrar la Eucaristía juntos, entonces es un recurso. Si la red me proporciona la ocasión para acercarme a historias y experiencias de belleza o de sufrimiento físicamente lejanas de mí, para rezar juntos y buscar juntos el bien en el re-descubrimiento de lo que nos une, entonces es un recurso.

Fuente: vatican.va

Imagen: Vatican News