01 Dic

Jesucristo Rey del Universo

María nos ayuda a acoger a Jesús como rey de nuestra vida y a difundir su reino, dando testimonio a la verdad que es el amor.

YO SOY REY

La solemnidad de Jesucristo Rey del universo recuerda que la vida de la creación procede hacia una meta final: la manifestación definitiva de Cristo, Señor de la historia y de toda la creación. La conclusión de la historia será su reino eterno. El pasaje evangélico de hoy nos habla del reino de Jesús, relatando la situación humillante en la que se encontró Jesús después de ser arrestado en el Getsemaní. El procurador romano le pregunta al menos dos veces si Él era un rey.
Es evidente que Jesús no tiene ambiciones políticas. Jesús quiere hacer entender que por encima del poder político hay otro mucho más grande que no se obtiene con medios humanos. Él vino a la tierra para ejercer este poder, que es el amor, para dar testimonio de la verdad (cf. v. 37). Se trata de la verdad divina que, en definitiva, es el mensaje esencial del Evangelio: «Dios es amor» y quiere establecer en el mundo su reino de amor, de justicia y de paz. Este es el Reino del que Jesús es Rey, y que se extiende hasta el final de los tiempos.
La historia enseña que los reinos fundados sobre el poder de las armas y sobre la prevaricación son frágiles y antes o
después terminan quebrando. Pero el Reino de Dios se fundamenta sobre el amor y se radica en los corazones,
ofreciendo a quien lo acoge paz, libertad y plenitud de vida. Todos nosotros queremos paz, queremos libertad, queremos plenitud. ¿Cómo se consigue? Basta con que dejes que el 
amor de Dios se radique en el corazón y tendrás paz, libertad
y tendrás plenitud.
Jesús hoy nos pide que dejemos que Él se convierta en nuestro rey. Un Rey que nos ha salvado de la muerte, e indica el camino al hombre perdido, da luz nueva a nuestra existencia marcada por la duda, por el miedo y por la prueba de cada día. Pero no debemos olvidar que el reino de Jesús no es de este mundo. Él dará un sentido nuevo a nuestra vida solamente con la condición de que nosotros no sigamos las lógicas del mundo y de sus «reyes». (Francisco, Ángelus, 25/11/2018)

Jesucristo Rey del Universo

Jesucristo es Rey y quiere reinar en los corazones de los hombres para que vivan la experiencia de ser hijos de Dios y hermanos entre sí. La realeza de Jesucristo no es como la de los poderosos de la tierra: es una realeza que se  manifiesta en el servicio y la entrega hasta la muerte.
Es la presencia de Dios en nosotros que nos libra de miedos y esclavitudes, nos purifica del pecado y establece desde ahora el Reino de la verdad y la vida, de la justicia, el amor y la paz.

Puedes acceder al documento desde el siguiente enlace: Pan del Alma 21 de noviembre.

Fuente: Salesianos Perú