De Don Bosco la santa bandera
En la lucha sigamos unidos,
Con su ejemplo a vencer decididos,
con el lema trabajo y oración.

CORO
Es un faro en la noche sombría,
De Don Bosco el amado pendón,
Es el astro que al puerto nos guía
De la dicha y la eterna mansión (2 v).

El trabajo es la nave segura,
Al que lucha en el mar de la vida
La plegaria es la vela tendida,
Que la impele hacia puerto de paz.

Entonemos un himno de gloria
a la blanca, a la blanca,
a la blanca y heroica ciudad,

Cuatro siglos forjaron
la historia
del baluarte de la libertad.

Entonemos, entonemos,
entonemos un himno de gloria
a la blanca, a la blanca,
a la blanca y heróica ciudad.

Tierra hermosa de excelsas virtudes
nunca pierdas tu cálida fé
que por siempre tendrás juventudes
que renueven laureles de ayer.

Entonemos, entonemos,
entonemos un himno de gloria
a la blanca, a la blanca,
a la blanca y heróica ciudad.

Somos libres, seámoslo siempre
y antes niegue sus luces el Sol,
que faltemos al voto solemne
que la Patria al Eterno elevó.

Estrofa VII

En su cima los Andes sostengan
la bandera o pendón bicolor,
que a los siglos anuncie el esfuerzo
que ser libres, por siempre nos dio.
A su sombra vivamos tranquilos,
y al nacer por sus cumbres el Sol,
renovemos el gran juramento
que rendimos al Dios de Jacob